Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Operas

Comienza el contenido principal

Das Rheingold

Richard Wagner

  • 15 sep 2013 19:00 horas do
  • 17 sep 2013 20:00 horas ma
  • 19 sep 2013 20:00 horas ju
  • 21 sep 2013 20:00 horas

La Ópera

El argumento del Anillo está inspirado principalmente en el poema anónimo medieval alemán Das Nibelunglied y, entre otras fuentes, en la escandinava Volsunga Saga

Das Rheingold (El oro del Rin), la primera parte o, según se suele llamar Vorabend, es la “velada preliminar” o prólogo de Der Ring des Nibelungen (El Anillo del Nibelugno). Ciclo constituido por cuatro óperas consecutivas y conocidas como “la tetralogía”. Esta ópera, la más breve de las cuatro, hace las veces de prólogo a la acción que se desarrolla en las tres siguientes: Die Walküre (La Walkiria), Siegfried (Sigfrido) y Götterdämmerung (El Ocaso de los Dioses).

Cuando Wagner compuso Lohengrin descubrió el teatro griego antiguo y la mitología nórdica. Estas lecturas le inspiraron la creación del drama musical alemán. La composición de El Anillo del Nibelungo, incluidos los textos y las cuatro partituras, ocupó veinte años de la vida del compositor, aun cuando la dedicación a esta obra no fue exclusiva. Durante este largo período escribió las partituras de Tristán e Isolda y Los maestros cantores de Núremberg.
 

Desde su obra juvenil Die Feen (Las hadas), Wagner adoptó para la creación de sus óperas un método fijo de trabajo que consistía en esbozar el libreto en prosa, redacción del libreto en verso, composición de las partes culminantes de la obra, esbozo de la partitura completa y orquestación. El Anillo del Nibelungo siguió estas pautas, pero el orden de creación de los textos no coincide con el orden cronológico de la acción. En 1848 Wagner publicó una obra en prosa sobre la leyenda de los Nibelungos y trabajó inmediatamente en una Muerte de Sigfrido (Siegfrieds Tod) que se convertiría en El Ocaso de los Dioses. Wagner entendió que debido a la extensión y complejidad del material mitológico, una sola ópera no sería suficiente para narrar la historia de su héroe. Queriendo relatar la juventud de Sigfrido, en 1851 escribió El joven Sigfrido (más tarde rebautizado como Sifgrido), así como dos nuevos dramas: La Valquiria y El Oro del Rin. Finalmente, escogió el título definitivo de El Anillo del Nibelungo como compendio a sus cuatro obras, que él denominó como Festival Escénico en tres jornadas y un prólogo. Aunque el trabajo del libreto le ocupó cinco años (1848-1853), el devenir de la composición musical fue distinto, en 1854 finaliza El Oro del Rin, La Valquiria en 1856 y los dos primeros actos de Sigfrido en 1857. Después de doce años de silencio, Wagner orquesta y termina el II acto de Sigfrido en 1864 por orden de Luis II de Baviera, el tercer acto en 1869 y El Ocaso de los Dioses en 1874.

Desde un punto de vista musical la partitura del Anillo es extensísima y compleja. Sin embargo un simple acorde de mi bemol mayor mantenido durante ciento treinta y seis compases inicia El Oro del Rin y toda la tetralogía. Al comienzo apenas perceptible, el sonido de la orquesta in crescendo nos recrea un mundo mítico poblado por dioses y gigantes. Doscientos leitmotiv estructuran toda la obra superando las formas cerradas tradicionales. En concreto en el Oro del Rin son unos veintinueve. En la mayoría de los casos los leitmotiv son confiados a la orquesta y sólo en unas pocas ocasiones son interpretados por los cantantes; de hecho, la orquesta es el principal instrumento de comunicación de la ópera wagneriana. La escritura orquestal de Wagner, vanguardista en todos los aspectos, fue la referencia obligada de muchos compositores hasta finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Desde su estreno en Bayreuth en 1876, el Anillo ha estado sujeto a un sinfín de interpretaciones. Algunos han querido ver en el ciclo una metáfora sobre el valor del amor, y la voluntad de las personas de obviarlo para perseguir objetivos mundanos como la codicia del poder o la lujuria de la riqueza.

El escritor irlandés George Bernard Shaw sostiene en su obra The Perfect Wagnerite, Commentary on the Ring la visión socialista de que la Tetralogía es una alegoría del capitalismo y sus abusos. Otros han interpretado la obra en términos de la psicología junguiana y los más pesimistas, incluido el propio compositor, influenciado por la filosofía de Schopenhauer, han visto en el ciclo una representación simbólica de la imposibilidad de redención de la humanidad.
El teatro de los festivales de Bayreuth se ha convertido, desde su creación en un centro de experimentación teatral y excelencia musical. Músicos y directores de escena de prestigio internacional han intentado desde entonces desentrañar las esencias y arcanos del drama musical wagneriano. Richard Wagner con el ciclo del Rin creó la obra de arte total, compendio de todas las artes reunidas en una sola. Sus ideas teatrales fueron un anticipo del arte más popular del siglo XX, el cine. Creando para la representación de sus dramas un espacio ideal, el teatro de Bayreuth, que ha sido el modelo a seguir por las salas y auditorios del siglo XX.
 

REPARTO

Wotan

Tómas Tómasson

Donner

David Menéndez

Froh

Jorge Rodríguez Norton

Loge

César Gutiérrez

Alberich

Thomas Gazheli

Mime

Daniel Norman

Fasolt

Felipe Bou

Fafner

Kurt Rydl

Fricka

Elena Zhidkova

Freia

Maite Alberola

Erda

Birgit Remmert

Woglinde

Eugenia Boix

Wellgunde

Sandra Ferrández

Flosshilde

Pilar Vázquez

Dirección musical

Guillermo García Calvo

Dirección de escena y vestuario

Michal Znaniecki

Escenografía virtual

Visual Scenic

Diseño de iluminación

Bogumil Palewicz

Música de Richard Wagner. Leipzig, 1813-Venecia, 1883.

Libreto de Richard Wagner.

Prólogo en un acto y cuatro escenas. Estrenado en el Hoftheater de Múnich, el 22 de septiembre de 1869.

Nueva Producción de la Ópera de Oviedo.

GALERÍA

das rheingold-26
das rheingold-51
das rheingold-57
das rheingold-64
das rheingold-139
das rheingold-223
das rheingold-230

Fin del contenido principal