Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Operas

Comienza el contenido principal

Il trovatore

Giuseppe Verdi

  • 08 oct 2010 20:00 horas vi
  • 11 oct 2010 20:00 horas lu
  • 14 oct 2010 20:00 horas ju
  • 16 oct 2010 20:00 horas
  • 17 oct 2010 18:00 horas do

La Ópera

A pesar de las críticas negativas hacia la música y el libreto, el derroche auténticamente prodigioso de melodías inolvidables hace de esta ópera una de las favoritas del gran público


Il trovatore es la segunda ópera de la llamada "trilogía popular" integrada por Rigoletto (1851), Il trovatore (1852) y La traviata (1853). El libreto de la ópera –uno de los más confusos de toda la historia del género- es obra de Salvatore Cammarano con añadidos de Leone Emanuele Bardare y está basado en el drama romántico español El trovador (1836) de Antonio García Gutiérrez, cuyo estreno en el Teatro del Príncipe de Madrid, el 1 de marzo de 1836 fue el más aplaudido y aclamado del teatro español de la época. El drama de García Gutiérrez en prosa y verso, es deudor del Macías de Larra y desarrolla la historia de la gitana Azucena, que deja morir al trovador Manrique a manos del Conde de Luna. Salvo ella, todos ignoran que éstos son hermanos, ambos enfrentados políticamente y aspirantes a la mano de Leonor, quien ama verdaderamente a Manrique y termina evenenándose.

Esta truculenta historia sirvió de inspiración a Verdi para crear una música de carácter oscuro, tenebroso y nocturno. Desde su primera representación suscitó el entusiasmo del público, convirtiéndose muy pronto en una de las obras más interpretadas y apreciadas de todo el repertorio operístico. Aun así, a lo largo del siglo XX no han faltado las críticas, dirigidas tanto contra el libreto como contra la música, que algunos musicólogos consideran poco refinada en comparación con los logros artísticos de óperas posteriores del compositor.

A pesar de las críticas negativas hacia la música y el libreto, el derroche auténticamente prodigioso de melodías inolvidables hace de esta ópera una de las favoritas del gran público. El maestro italiano Arturo Toscanini comentaba que este drama verdiano precisaba de los cuatro mejores cantantes del mundo para hacer justicia a la partitura.

La ópera tras varias vicisitudes –relacionadas con las exigencias financieras y artísticas de Verdi- se estrenó finalmente en el Teatro Apollo de Roma el 19 de enero de 1853, tras el acuerdo del compositor con el empresario Vincenzo Jacovacci.

El estreno romano fue todo un éxito, a pesar de que sólo dos de los cantantes de la compañía, Rosina Penco y Carlo Baucardé, podían considerarse excelentes. Baucardé se convirtió en un mito: a él se atribuye la paternidad del famoso Do de pecho que los tenores verdianos cantan en la cabaletta "Di quella pira", que Verdi nunca escribió, aunque toleró, en vista del éxito. La otra gran protagonista del estreno fue Rosina Penco, una cantante de origen napolitano que en 1853 contaba con treinta años y que, en dicho papel, obtuvo uno de los mayores triunfos de su vida.

La Gazzetta musicale de Roma, tras el estreno de Il trovatore, definió como celestial la música de esta ópera, y comentó así el rotundo éxito: El maestro Verdi ha conseguido un hermoso triunfo, merecido, porque ha escrito un género nuevo e identificado con los caracteres castellanos. El público escuchaba en medio de un silencio religioso todas las piezas, e irrumpía en aplausos en cada intervalo entre un acto y otro. El final del tercer acto y el cuarto entusiasmaron de tal manera que la gente quería a toda costa que se repitieran.

Tras el declive del entusiasmo wagneriano que dio lugar en los años veinte del pasado siglo, al fenómeno cultural de la recuperación de Verdi, Il trovatore se convirtió en polémico objeto de exagerado desprecio o exagerada admiración. El más absurdo y el más enloquecido de los melodramas, lacerado entre apasionada desesperación y sumaria brutalidad, con una partitura de carácter popular, sin implicaciones psicológicas, se convirtió en el símbolo del primer estilo verdiano, contrapuesto a la estudiada perfección de las posteriores obras maestras basadas en la producción de Shakespeare, y llegó a ser utilizado como punta de lanza de los verdianos puros, que desconfiaban de la madura perfección de Otello o de Falstaff y reconocen en Il trovatore un Verdi en estado puro, no tocado aún por la influencia intelectualizante de Arrigo Boito.
 

REPARTO

El Conde de Luna

El Conde de Luna

Leonora

Hui He

Carmen Solís (16/10/2010)

Azucena

Elisabetta Fiorillo

María Luisa Corbacho (16/10/2010)

Manrico

Walter Fraccaro

Josep Fadó (16/10/2010)

Ferrando

Stefano Palatchi

Marc Pujol (16/10/2010)

Ines

Marifé Nogales

Ruiz/Mensajero

Albert Deprius

Viejo gitano

Bruno Prieto

Bailarín solista

 Antonio Aguila

Dirección musical

Julian Reynolds

Andrés Juncos (16/10/2010)

Dirección de escena

Gilbert Deflo

Diseño de escenografía y vestuario

William Orlandi

Diseño de Iluminación

Joël Hourbeigt

Coreografía

Micha Van Hoecke

Director del Coro

Patxi Aizpiri

Música de Giuseppe Verdi (Le Roncole, 1813- Milán, 1901).

Libreto de Salvatore Cammarano y Leone Emanuele Bardare, basado en el drama El Trovador de Antonio García Gutiérrez (1836).

Drama lírico en cuatro actos. Estrenado en el Teatro Apollo de Roma el 19 de enero de 1853.

Coproducción de la Ópera de Oviedo, Gran Teatre del Liceu de Barcelona, Théâtre du Capitole de Toulouse y Teatre la Llotja de

GALERÍA

007-IL TROVATORE-Oviedo-Octubre 2010
014-IL TROVATORE-Oviedo-Octubre 2010
035-IL TROVATORE-Oviedo-Octubre 2010
037-IL TROVATORE-Oviedo-Octubre 2010
043-IL TROVATORE-Oviedo-Octubre 2010
046-IL TROVATORE-Oviedo-Octubre 2010
074-IL TROVATORE-Oviedo-Octubre 2010

Fin del contenido principal